Especialistas en software CAD en 3D
902 121 073 L - J 08:00 a 18:00 y V 08:00 a 14:30
Especialistas en software CAD en 3D
902 121 073 L - J 08:00 a 18:00 y V 08:00 a 14:30

Emplazamiento de las futuras fábricas con un control de riesgo

Las empresas están acercando sus plantas e instalaciones de I+D a sus principales clientes y están apostando por la alta tecnología, la innovación, el personal cualificado y por los productos que dejan grandes márgenes de beneficio, frente a la fabricación low cost. Todo esto implica una gran inversión por lo que llevar un control de riesgo es fundamental.

El prototipo de fabricante global moderno es aquel que ha creado una extensa red de fábricas y centros de investigación en todo el mundo, siguiendo la estela de sus grandes clientes mientras se adentraban en nuevos mercados. Al estar presente en los mismos sitios que sus potenciales clientes (Norteamérica, Europa, China y la India), estos no tienen necesidad de recurrir a proveedores locales que con el tiempo podrían llegar a convertirse en competidores a nivel mundial. Un ejemplo es Kennametal, dedicada al corte de chapa metálica para uso industrial, se ha deslocalizado, pero ha mantenido su filosofía. Sigue siendo un exportador neto de alta tecnología, con productos que generan grandes márgenes.

Existen dos tipos de fabricación, una es la de la mano de obra barata, con grandes volúmenes y escaso margen, que requiere poca cualificación. Y otra es la de la alta tecnología, la innovación, el personal cualificado y los productos que dejan grandes márgenes de beneficio. En el primer tipo, la fabricación “Low cost” se ha externalizado a países como China por sus bajos costes laborales debido a su poca cualificación, mientras que en el segundo tipo se ha mantenido en las economías desarrolladas.

Debido a que la divisa china ha experimentado incrementos de dos dígitos, provocando que la exportación de China sea más cara, y que los costes de la mano de obra se están disparando a razón de un 25-30 % anual, llevando la producción a países todavía más baratos, está provocando que los dirigentes chinos intenten buscar una transición hacia la producción de calidad dando un valor añadido a sus productos.

Las empresas que están presentes en países como China tienen que determinar qué funciones corporativas y qué empleos se pueden dejar en estos países. Esto implica en una remodelación de proporciones gigantescas. Los máximos responsables de estas compañías deben preguntarse dónde surgen las mejores ideas. ¿En centros de excelencia de un determinado campo? ¿Existe una capacidad única en lo que se refiere a universidades, centros de investigación o apoyo por parte de la Administración para promover ciertas clases de desarrollo? Con todos esos parámetros sobre la mesa es cuando la empresa debe tomar una decisión.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR