Especialistas en software CAD en 3D
902 121 073 L - J 08:00 a 18:00 y V 08:00 a 14:30
Especialistas en software CAD en 3D
902 121 073 L - J 08:00 a 18:00 y V 08:00 a 14:30

Por qué las Grandes Innovaciones del Futuro son de Tamaño Microscópico

Desde ayudar a los agricultores a monitorear extensas extensiones de tierra hasta permitir que los amputados controlen las extremidades artificiales, las soluciones que se están trabajando en múltiples industrias están unidas por una innovación: Smart Dust. Hoy examinamos por qué los científicos y las grandes empresas están apostando a lo grande en ordenadores del tamaño de granos de arena.

Un enjambre de ordenadores microscópicos puede sonar como algo de ciencia ficción. Pero la tecnología del “Smart Dust” es ahora una realidad, con aplicaciones que emergen en una amplia gama de sectores, desde la agricultura hasta la asistencia sanitaria. Los grandes fabricantes farmacéuticos e industriales del mundo están reforzando sus equipos y apostando fuerte.

Clasificado como parte de Internet de las cosas (IoT) o Internet Industrial de las cosas (IIoT), el Smart Dust comprende una red de sensores diminutos (cada uno del tamaño de un grano de arena) que se comunican con una interfaz de ordenador remotamente a través de ondas de radio o ultrasonido transfiriendo datos, como la temperatura, la vibración o, cuando se utiliza dentro del cuerpo humano, los niveles hormonales.

Mecanismo de un smart dust
Mecanismo de un smart dust

Esa información que se transfiere, a su vez, provocará una respuesta directa de un servidor central, con aplicaciones tan diversas como un sistema de alerta temprana para volcanes en erupción o un sistema que alerte a un diabético sobre los bajos niveles de azúcar en la sangre.

Una razón por la que el Smart Dust ha despertado los intereses de tantas personas es porque Gartner lo ha incluido en su lista “Hype Cycle for Emerging Technologies” desde 2013. La firma cree que la tecnología está aún a más de 10 años de su adopción, lo que la coloca en una trayectoria similar a la de la impresión 4D, las interfaces cerebro-computadora y los vehículos autónomos. Dada su amplia gama de aplicaciones y beneficios potenciales, creen que esta tecnología tendrá un efecto transformador en todas las áreas de negocio y en la vida de las personas en general.

Michel Maharbiz, profesor de ingeniería eléctrica y ciencias de la computación en la Universidad de California, Berkeley, está investigando uno de esos desafíos: cómo puede el Smart Dust beneficiar al campo médico.

Según Maharbiz, existe un gran y creciente interés en desarrollar interfaces bidireccionales con el sistema nervioso humano como el cerebro, el sistema nervioso central… para combatir desde la inflamación hasta estar conectado a todos los órganos.

Cuando se trata de aplicaciones más amplias de Smart Dust, Pister’s Dust Networks ya ha alcanzado cierto éxito. Joy Weiss, presidenta y directora ejecutiva de Dust Networks, ha estado trabajando en el campo durante más de una década para desarrollar ejemplos prácticos de cómo se puede administrar el Smart Dust en un entorno industrial.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR