Especialistas en software CAD en 3D
902 121 073 L - J 08:00 a 18:00 y V 08:00 a 14:30
Especialistas en software CAD en 3D
902 121 073 L - J 08:00 a 18:00 y V 08:00 a 14:30

Nuevas rutas marítimas por el deshielo de los glaciares

Con el deshielo de los glaciares en el Ártico, los armadores están estudiando nuevas rutas marítimas para reducir costes y emisiones, pero hay que tener en cuenta los problemas logísticos, técnicos y políticos para que tengan una gran repercusión en el transporte.

Con la aparición de nuevas rutas navegables debido al deshielo glaciar, los armadores ya están estudiando los posibles beneficios económicos sin dejar a un lado los riesgos técnicos, logísticos, legales y políticos que estas conllevan.

El principal factor al tener en cuenta a la hora de estudiar estas nuevas rutas es el ahorro de tiempo, que implica en un ahorro sustancial de combustible y de emisiones, entre otros, pero no todo es maravilloso, ya que éstas implican un riesgo que hay que analizar.

Entre los principales riesgos, que se encuentran, está el hielo, ya que representa un riesgo técnico para el casco y maquinaria. A esto se le añade que los navegantes del ártico tienen una falta de infraestructuras en la región, precaria cobertura vía satélite, lo cual hace que se tenga una información meteorológica limitada provocado una navegación dificultosa, y los largos días polares que pueden perturbar el sueño, con el consiguiente riesgo de error humano.

Una manera eficaz que tienen los armadores de mitigar los riesgos de las rutas árticas en la medida de lo posible es contando con buques rompehielos que hagan de escolta. Estos buques, además de romper el hielo, tienen la capacidad de remolcar el barco y disponen de hospital y soporte mecánico. Contratar los servicios de un buque rompehielos implica un coste que hay que tener en cuenta en la rentabilidad de las rutas.

0

Debido a la naturaleza del Ártico, con su diversidad y dinamismo, hay que tener prudencia y colaboración, sobre todo cuando surjan conflictos de intereses nacionales, corporativos y científicos. Para ello la Organización Marítima Internacional (OMI) está trabajando en el Código Polar que contempla todo tipo de aspectos relativos a la construcción, equipamiento, operación, formación, búsqueda y salvamento, y protección medioambiental relacionados con la navegabilidad por aguas polares.

Si se encuentran cargamentos que puedan generar ingresos en el viaje de vuelta a Europa y se mitigan los riesgos, la ruta del ártico será prácticamente imbatible. Se estima que, en los próximos 10 años, el tráfico marítimo mundial se triplicará. ¿en cuánto aumentará en el Ártico?

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR