Especialistas en software CAD en 3D
902 121 073 L - J 08:00 a 18:00 y V 08:00 a 14:30
Especialistas en software CAD en 3D
902 121 073 L - J 08:00 a 18:00 y V 08:00 a 14:30

Parques Eco-Industriales, una Tendencia en Alza

La industria y el medio ambiente pueden coexistir, como han demostrado los parques eco-industriales durante más de 50 años. Recientemente, las economías emergentes, la creciente conciencia ambiental y las tecnologías digitales avanzadas han creado una oleada en el desarrollo de operaciones industriales que buscan el equilibrio con el mundo que las rodea.

Hace medio siglo, en el pequeño danés de Kalundborg, de 900 años de edad, los dirigentes llegaron a un acuerdo para construir un oleoducto de 13 kilómetros desde el lago Tissø para llevar agua de refrigeración sin tratar a una refinería local de petróleo. Ese proyecto dio lugar a otro: tomar el exceso de gas de la refinería, que habría sido quemado en la atmósfera, y entregarlo a una planta cercana para el secado de placas de yeso.

Siguieron proyectos similares y, sin darse cuenta, ingenieros, gerentes de planta y líderes de la comunidad crearon un nuevo concepto llamado Industrial Symbiosis. Este concepto coordina la industria, la agricultura, las comunidades y los mercados para reciclar y compartir recursos, incluidos los desechos, a fin de mejorar la eficiencia, la productividad y la sostenibilidad ecológica.

El concepto se difundió y surgieron nuevos tipos de iniciativas de colaboración. Hoy en día, se les conoce generalmente como parques eco-industriales (EIPs), donde diferentes compañías que llevan a cabo varias operaciones cooperan entre sí en propiedades compartidas. Esta cooperación se extiende al gobierno y a las comunidades locales.

El resultado: las empresas operan de manera más eficiente, los recursos se gestionan mejor y las comunidades prosperan económicamente a la vez que preservan el aire limpio y el agua potable. Los residuos de una empresa son la materia prima de otra; los recursos se equilibran en una economía circular: se coordinan el calor, el agua, los residuos, el vapor, el gas, la electricidad, las carreteras, las líneas ferroviarias, los oleoductos, los edificios, la gestión de las instalaciones, la respuesta de emergencia, la logística, la seguridad, el cumplimiento de las normativas, la planificación del capital y la participación de la comunidad.

El número de parques eco-industriales está aumentando. En el año 2000, existían menos de 50; en la actualidad, se identifican más de 250, según un informe de 2018 del Grupo del Banco Mundial, la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) y la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) llamado “An International Framework for Eco-Industrial Parks”. Cada uno es único.

El parque eco-industrial de Miramar en El Salvador tiene alrededor de 500 empleados de 11 compañías diferentes que trabajan en ensamblaje electrónico y manufactura de plásticos. El sitio del Área de Desarrollo Económico de Tianjin, en el noreste de China, incluye alrededor de 500.000 empleados de 10.000 empresas diferentes en un solo sitio que incluye su propio puerto costero, escuelas, estadio de fútbol y zonas residenciales.

En respuesta al rápido crecimiento de los parques eco-industriales, en diciembre de 2017 el Grupo del Banco Mundial, la ONUDI y la GIZ pusieron en marcha el primer marco conjunto que define los parámetros mínimos para la ejecución de parques eco-industriales. El marco fue escrito porque más gobiernos e industrias quieren crear los suyos propios.

“Los gobiernos se dirigen a nosotros para preguntarnos qué es un parque eco-industrial”, dijo Etienne Kechichian, del Grupo del Banco Mundial, uno de los principales autores del informe que lidera el esfuerzo de las Industrias de Eficiencia Climática del Grupo del Banco Mundial. “Corea, Japón, China. Los países en desarrollo juegan un papel clave, y hay mucha colaboración”.

Dolf van der Kamp es gerente de inspecciones dentro de SITECH, una compañía que coordina los servicios para el creciente parque eco-industrial de Chemelot en Geleen, Países Bajos. Chemelot representa la colaboración de unas 30 empresas industriales que producen una variedad de productos petroquímicos, químicos especiales y plásticos, coordinando una amplia y compleja gama de operaciones para reducir el uso de materias primas, reutilizar los residuos y mantener una eficiencia operativa óptima.

Con el tiempo, diferentes compañías van y vienen, lo que se suma a la complejidad operativa. “Las empresas cambian, pero las carteras de productos deben ser compatibles”, dijo Van der Kamp. “SITECH no es sólo una organización de servicios; los clientes también son accionistas. Necesitamos una buena alineación para trabajar lo más eficientemente posible”.

La explosión de herramientas digitales y la velocidad cada vez mayor de los datos hacen posibles procesos de colaboración cada vez más complejos, dijo David Aitken, director asociado de políticas e innovación de The Carbon Trust, con sede en Londres, lo que contribuye al aumento de los parques eco-industriales.

“El paso a la Industria 4.0, o la cuarta revolución industrial, es un desarrollo importante y parte de la razón de este crecimiento”, dijo Aitken. “Están surgiendo nuevas tecnologías de supervisión, comunicaciones y análisis. Éstas tienen el potencial de mejorar la productividad industrial y la eficiencia de los recursos, que son factores clave para los parques eco-industriales. La protección del medio ambiente, el cambio climático y la eficiencia de los recursos están fortaleciendo los imperativos de los parques eco-industriales”.

Por ejemplo, los desarrollos en software de modelización y simulación permiten a los operadores de planta crear complejas “plantas virtuales” que no sólo miden y supervisan lo que está sucediendo en la planta real, sino que calculan controles de proceso y escenarios hipotéticos para la planificación, gestión y toma de decisiones por parte de los operadores de planta.

La mejora continua de las herramientas digitales de modelado y gestión también permite a los gerentes de planta cumplir con requisitos regulatorios cada vez más estrictos y frecuentemente cambiantes.

“Hace que sea más fácil cumplir con los requisitos”, dijo van der Kamp de SITECH. “Con tantas empresas trabajando juntas, se puede coordinar con estructuras gubernamentales e internacionales. Si todas las partes interesadas están separadas, esto será imposible”.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR